CEIP “La Milagrosa”El Alcalde y la Delegada de Ciudadanía y Cultura del Ayuntamiento de Écija – David García Ostos y Verónica Alhama –, han mantenido este viernes una reunión con la dirección del CEIP “La Milagrosa” y con representantes del AMPA de este centro educativo de la pedanía ecijana de Cerro Perea.

Según explica la administración ecijana en un comunicado, esta reunión viene motivada por que para el próximo curso escolar, la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía “ha decidido reducir una unidad en este centro (que solo dispone de dos unidades mixtas, en las que hay niños y niñas de varios niveles educativos), por lo que los alumnos de 3 años no se podrán matricularse el próximo mes de marzo”.

Una situación que aboca al futuro cierre del colegio, puesto “que en el mismo solo hay en este curso dos unidades, una que engloba a alumnos de infantil y otra que reunía a alumnos de primaria. Con la posible supresión de esta unidad, en el colegio, para el curso que viene, solo se contaría con una unidad para todos los niños y niñas matriculados de Cerro Perea, de 3 a 11 años. Además, perderían también a un maestro/a, por lo que la docencia en los diferentes niveles educativos, así como la Dirección del Centro se encontrarían en manos de una sola persona”.

Además, “se da la premisa de que el CEIP La Milagrosa sufrió una remodelación de 135.000 euros hace tan solo dos años para arreglar problemas estructurales que sufría el centro, y en estos momentos las instalaciones están perfectamente habilitadas para acoger alumnado”, señala el comunicado, en el que se informa “que ya se han realizado los trámites pertinentes para formalizar una reunión con el Delegado Territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Sevilla, Joaquín Pérez Blanes, para poner solución a este problema”.

Por último, el comunicado indica que desde la dirección del centro educativo se plantean que “la situación reviste mucha gravedad, puesto que si no se pueden matricular niños el próximo año por la supresión de esta unidad, poco a poco, en cuestión de dos o tres años, el colegio estará abocado a desaparecer”.

Un extremo que ha sido planteado también por los padres y madres, que a través de la presidencia del AMPA se han mostrado totalmente en desacuerdo con la decisión adoptada por la Consejería, ya que insisten en que “la supresión de la unidad será la muerte de nuestra pedanía, ya que el colegio es el principal motor de nuestro núcleo urbano”; asimismo, insisten en que se están trasladando familias jóvenes a la pedanía, y que “si no se les da la oportunidad de desarrollar sus vidas y criar a sus hijos allí, acabarán por marcharse”.


Compartir: