Cartas Apócrifas de Don QuijoteLa Biblioteca Municipal “Tomás Beviá” de Écija acogerá en una de sus salas el próximo viernes 19 de octubre, a partir de las 20 horas, el acto de presentación del libro de Francisco Martínez Calle, "Cartas Apócrifas de Don Quijote", un autor que será presentado por Ceferino Aguilera Ochoa.

El escritor personas vestidas con su camiseta rosa.Francisco Martínez Calle, nació en 1949 en el municipio jiennense de Begíjar, es doctor en Filología Española y profesor-tutor en el Centro Asociado de la UNED de Sevilla, con destino en la Delegación Comarcal de Écija.

El cual, añade a sus obras anteriores (ensayos, novelas, adaptaciones teatrales y numerosos artículos) "Cartas Apócrifas de Don Quijote", un epistolario en el que, en tono distendido y estilo cervantino, se dirige al propio Don Quijote, tanto para elogiar su mucha valentía, unas veces, advertirle de su temeridad, en otras, e incluso censurarle la indiferencia ante las desdichas de Sancho, lo que también sucedió en algunas ocasiones.

"Cartas Apócrifas de Don Quijote" constituye, junto con Cartas Apócrifas a Sancho, el modesto homenaje de Francisco Martínez Calle al genial escritor don Miguel de Cervantes y a su obra inmortal, el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, con motivo del IV centenario de su publicación.

Se trata de una nueva obra literaria de este autor begijense, el cual está muy ligado a la ciudad astigitana y que una vez más elige Écija para presentar su libro que en esta ocasión está dedicado -como ya se indicó anteriormente- a Don Miguel de Cervantes al señor Don Quijote de la Mancha y cuya reseña dice así:

“Pues sepa vuesa merced, señor don Quijote, que no soy otro que el licenciado Francisco de Burgina, dedicado hasta hace bien poco a la enseñanza de la Gramática de nuestra Lengua Española, a mozos en su mayoría del todo punto incorregibles.

Sepa vuesa merced, también, que he leído y releído El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, libro compuesto por un tal Miguel de Cervantes, el cual tomó la historia de un morisco llamado Cide Hamete Benengeli, con el fin de precisar cuánto de locura y cuánto de nobles ideales hay en el protagonista de tan afamado texto.

Y sepa, finalmente, que mi propósito ahora no será otro que entrar, si es que hallo motivo, en las dudosas razones que vuesa merced esgrime para trabar batalla con tanta facilidad con todo aquel que se le antoja, sea o no caballero de los de su gremio. Pues si he de decir la verdad, continuamente me sorprendo por las imprevisibles determinaciones de vuesa merced, que no siempre me convencen, como más adelante se verá”.


Compartir: