La denominada "Casita de Papel" era un edificio de una sola planta y de traza sencilla destinado a bar y cafetería. Se encontraba situada a la entrada de los jardines de Lourdes desde la calle Nueva. Fue durante muchos años un lugar popular por su ubicación, que permitía desplegar una amplia terraza en los meses veraniegos.

Tras la apertura oficial en 1912 por el Alcalde de Écija, Felipe Encina y Jordán, de la Avenida de Miguel de Cervantes, (popularmente conocida por calle Nueva) se sucedieron diferentes proyectos entre ellos un parque de atracciones donde hoy se ubica el Parque Infantil.

Inicio este capítulo, con referencia a Santa Florentina, advocación, que, salvo mejor criterio, junto a la Virgen del Valle, Patrona de Écija, han sido, a lo largo de los siglos, las dos que más admiración, ruegos, peticiones y promesas han tenido en nuestra Ciudad, hasta el extremo que de algunas publicaciones, se deduce que Santa Florentina pudo llegar a ser considerada Patrona de la Ciudad de Écija, título que finalmente recayó en la Virgen del Valle, imagen que precisamente fue recibida por aquella Santa, como regalo de su hermano San Leandro, Arzobispo de Sevilla y ambos santos, juntos a sus hermanos San Isidoro (también arzobispo de Sevilla) y San Fulgencio (Obispo que fue de Écija), titulados los cuatro santos de Cartagena, tienen reconocida su importancia en esta tierra andaluza.

La llegada a la Corporación Municipal de Manuel Gómez García, y especialmente como delegado de la Policía Municipal, marcará un hito importante en este cuerpo. Además de organizar la festividad del Patrón, creándose por primera vez unas jornadas de convivencia y camaradería, trajo consigo, ya no sólo la asignación de unas pagas extraordinarias, sino el incremento paulatino de sus salarios, por aquel tiempo irrisorios.

Iniciamos esta capítulo con una noticia, publicitaria, pero muy curiosa y relativa al calor, o a la calor de Écija. La encontramos en la Hoja del Lunes de Barcelona del día 11 de Diciembre de 1978 (relativamente reciente), aportando una fotografía de Écija y otra de Soria y dice en su titular:

Personaje destacado en esta década en la que ocupa lugar preeminente en la historia de Écija. El doctor Sánchez-Malo Ruiz formó parte de la Corporación Municipal durante seis años (1961-1967) al ocupar el cargo de teniente de alcalde-delegado de Urbanismo y Obras Públicas, tras el cese de Román Castelo Ortiz.

Quiero recordar, que en algún que otro artículo mío, dejé dicho, tal como me comentó un amigo mayor que conocí durante mi estancia profesional en Málaga, que el ser humano se sacia de todos los vicios, menos de dinero y digo esto porque lo de apropiarse indebidamente de lo ajeno, robar en términos coloquiales, no es nuevo de ahora, aunque quizás en estos tiempos, debido a los periodistas de investigación y actuaciones policiales, estemos más al día de lo que le gusta el dinero a muchas personas, de alta o baja alcurnia y mucho más, cuando es de fácil acceso, ya sea por uno u otro motivo.

El organista Pepito Guerrero nació en Écija en 1910 y ejerció como ecijano hasta su muerte en la Navidad de 1986. Tuvo sus momentos de vacilaciones para marcharse a Madrid donde muchos profesionales le auguraban gran porvenir como pianista. Hijo de músico, su padre fue gran organista, pianista y compositor. El hermano fue mayor profesor del conservatorio de Córdoba y violinista de primera categoría. Su ambiente habitual y familiar era la música.

El proyecto para la restauración y consolidación de la torre de la Parroquia Mayor de Santa Cruz se inició el 26 de enero de 2010, y afectó principalmente,  a la reposición de los elementos pétreos ornamentales y estructurales, ladrillos, así como al revestimiento cerámico general del  campanario. Los trabajos fueron adjudicados a la empresa Freyssinet,  la misma que llevó a cabo las obras de recuperación del Convento de Los Descalzos.