La sociedad Casino de Artesanos recuperó en los últimos años de los cincuenta y primeros de los sesenta del siglo XX los populares Carnavales. Tras varias décadas de olvido y prohibiciones. Surge esta fiesta con una importante presencia de la juventud ecijana y llega a ser una de las más felices recuperaciones del folklore andaluz.

Santo Tomás de Aquino, el patrón de todos los estudiantes, es unas de las figuras más importantes de la historia  de la filosofía. Su fiesta se celebra el día 28 de enero que  solía ser día no lectivo para todos los escolares.

Comienzo este capítulo, lleno de sensibilidad poética, con una referencia a los primeros Juegos Florales celebrados en Écija, Octubre de 1903, en los que fue mantenedor el catedrático ecijano D. José Giles y Rubio. Se celebraron con gran brillantez y así apareció recogido en los periódicos de la época en el mes de Octubre de dicho año. Encontramos, en primer lugar, en El Nuevo Mundo del jueves 22 de Octubre de 1903, una pequeña crónica con fotografías del mantenedor, de la reina de los juegos y del poeta premiado, que las acompañamos a este y decía así:

Cronistas e investigadores afirman que Écija fue evangelizada por el mismo San Pablo. La antigua Astigi, la Écija de hoy, rivalizó con Tarragona en sus recuerdos paulinos. Tenemos que reseñar que San Pablo, Patrón de Écija. La festividad  de nuestro patrón esta un tanto oscurecida y no cuenta en la actualidad con hermandad propia pese a tener aprobadas sus Reglas por el Arzobispado de Sevilla, con fecha 29 de enero de 1913.

Pasaron, llegaron y dejaron los Reyes Magos algunos regalos (y también nos han traído más frío del que estamos acostumbraos). Espero que se hayan portado bien con todos mis familiares, amigos y seguidores; conmigo no han estado mal, pues me han traído un teclado nuevo para poder seguir contándoles las cosas que, sobre Écija, me sigo encontrando.