Inicio este capítulo, con referencia a Santa Florentina, advocación, que, salvo mejor criterio, junto a la Virgen del Valle, Patrona de Écija, han sido, a lo largo de los siglos, las dos que más admiración, ruegos, peticiones y promesas han tenido en nuestra Ciudad, hasta el extremo que de algunas publicaciones, se deduce que Santa Florentina pudo llegar a ser considerada Patrona de la Ciudad de Écija, título que finalmente recayó en la Virgen del Valle, imagen que precisamente fue recibida por aquella Santa, como regalo de su hermano San Leandro, Arzobispo de Sevilla y ambos santos, juntos a sus hermanos San Isidoro (también arzobispo de Sevilla) y San Fulgencio (Obispo que fue de Écija), titulados los cuatro santos de Cartagena, tienen reconocida su importancia en esta tierra andaluza.

Muchas fueron las mujeres ecijanas que llevaron y llevan el nombre de la santa Florentina, con mayor incidencia en la collación de la Parroquia de Santiago, cercano a la cual estaba el hospital de Santa Florentina, y ello se puede comprobar en los libros registros de bautismos, no solo de dicha iglesia, sino también de las otras cinco parroquias que existían en Écija durante los siglos XVI y siguientes.

Han sido muchas las publicaciones donde se ha escrito sobre Santa Florentina, desde el monje jerónimo Fray Rodrigo de Yepes, que en 1584 publicó Historia de Santa Florentina, pasando por el jesuíta Padre Martín de Roa, en su obra Écija, Sus Santos y su antigüedad, allá por el año de 1629 (ambas publicaciones han sido reeditadas por mi años atrás y están colgadas en Ciberecija y Página de un ecijano), hasta nuestros días, y, en todas, se recoge la importancia de la misma para con nuestra ciudad, desde su estancia en el antiguo Monasterio del Valle, donde tuvo su sede la Virgen del Valle, patrona de nuestra ciudad.

En una publicación titulada: Los Niños, revista de educación y recreo, tomo V, publicada en Abrh de 1872, que aparece con un dibujo o grabado de dicha Santa, se hace una pequeña mención sobre la misma y cuyo contenido es el siguiente:

"Santa Florencia o Florentina, era hermana del arzobispo de Sevilla San Leandro, y por consiguiente de sangre real. Inclinada desde su más tierna edad a la virtud y a la contemplación, y dirigida por San Fulgencio, obispo de Écija, se retiró a un monasterio de la orden de San Benito, donde tomó el hábito de religiosa. Se distinguió tanto por su vida ejemplar, que fue elegida sub priora del mismo convento, donde falleció. Su cuerpo fue trasladado a Sevilla y colocado en el sepulcro de sus santos hermanos; allí se conservaba cuando la irrupción de los moros. La fiesta de esta santa se celebra el 20 de Junio y la de su traslación el 14 de Marzo".

Leer más... o descargar en formato PDF.