SEMANA SANTA EN SEVILLA. 1888En otros artículos anteriores, ya he dejado mencionado que Benito Mas y Prat, no solo fue un gran conocedor de la Semana Santa sevillana, de sus hermandades, de los titulares de cada una de estas, así como todo lo que se mueve alrededor de dicha fiesta religiosa, sino que escribió anualmente sobre ella, en varios artículos fechados entre los años de 1882 a 1889, cuando llegaba la fecha de su celebración y así aparecieron publicados, como el que ahora transcribo, titulado:

SEMANA SANTA EN SEVILLA.

I.

EN VISPERAS

Ya empiezan a moverse los cofrades; ya están de vela las bordadoras de mantos; ya se celebran los capítulos en casa de los mayordomos; ya se limpian las lanzas y las tajantes espadas romanas que han de servir a las lujosas cohortes.

Sevilla, cuando se acerca la época de sus procesiones, parece que se metamorfosea y adquiere la tendencia hierática que le distingue entre todas las provincias sus hermanas; semejante a la antigua Eleusis, se recoge en sí misma y se agrupa en torno del templo. La gran basílica

comienza a sacar de sus depósitos las más hermosas preseas; los suntuosos cortinajes de terciopelo con anchas fajas de oro que han de cubrir sus altos pilares; los juegos de soberbia cancelería de plata que han de arder bajo sus bóvedas; las miríadas de ricas lámparas que deben iluminar sus sagrarios; los juegos de casullas, dalmáticas y capas pluviales que han de caer sobre los hombros de su clero catedral, dando a las ceremonias de la Pasión y Muerte la severidad y la grandeza dignas de tan elevados misterios.

Leer más... o descargar en formato PDF.


Compartir: