Imprimir

NUESTROS ROMANCES MORISCOSEn el semanario La Ilustración Española y Americana, de los días 8 y 15 de Septiembre de 1884, nuestro paisano, el ilustre Benito Mas y Prat, en pleno apogeo de su fama literaria, dejó impresa, bajo el título de Nuestros Romances Moriscos, su conocencia de todo el arte morisco en nuestra Andalucía y que nos deja un impresionante relato sobre ello y así empezamos:

NUESTROS ROMANCES MORISCOS.
I.

¿Qué representa para nosotros El Romancero morisco? ¿Cuál es su valor literario? ¿Qué costumbres se ven reflejadas en sus maravillosas tiradas de versos? Difíciles son de contestar estas preguntas, si hemos de atenernos a lo que resulte de un prolijo examen y concienzudo estudio, en el cual entre como principal parte, el gusto de las épocas en que los romances se desarrollaron á expensas de otras disecciones poéticas. Si parece muy natural que representen para nosotros la principal nota de la civilización arábiga; que valgan tanto como los versículos del Koran; que reflejen las costumbres de los musulmanes en nuestra nación, no está por cierto tan claro el asunto.

Cuantos colectores han formado ese precioso selam de poéticas flores, que conocemos con el nombre de Romancero convienen en que la mayor parte de estas composiciones fueron escritas después de la toma de Granada, datando, las más de ellas, de los siglos XV, XVI y XVII.

De esto se desprende que todas tienen grandes puntos de contacto, y son como brillante cadena cuyos eslabones se han formado uno después de otro, como soberbio edificio, que, elevándose y ensanchándose poco a poco, ha quedado al fin concluido, sin perder la unidad, es cierto, pero mostrando claramente distintos órdenes y diferentes materiales.

Leer más... o descargar en formato PDF.


Compartir: