estampa taurina camperaVoy a iniciar este capítulo con un recuerdo para un amigo mío, pintor de brocha y de apuntes taurinos, cual fue Antonio Jiménez Torres “Antoñili”, quien, cuando presente el libro “Los títulos que el pueblo concede, apodos ecijanos”, me regaló un pequeño cuadro con una estampa taurina campera, que tengo colgado en mi casa, con inmenso cariño y preciado tesoro.

Era hermano del torero ecijano Bartolomé Jiménez Torres y en la revista de feria de Septiembre Écija 1967, le dedicó a su hermano un pequeño poema, ilustrado con el apunte que aporto al mismo y que decía así:

 

“Apunte Taurino. A Bartolomé Jiménez.

El portón abre su boca
Con los dientes de madera,
Y escupe sobre la plaza
-rubia ruleta de feria-
La negra bola de la suerte
De un toro negro de seda.

La bola le da rodando,
Diez vueltas a la barrera,
Y un peón de rosa y plata
Va observando su carrera.

Un problema de cornadas
Sobre un encerao de arena
¡¡resuélvelo, tu, maestro
Con tu capote de brega…!!

A.J.T.”

Otra vez Écija y los bandoleros de la famosa partida de Los Siete Niños de Écija, aparecen en una noticia que encuentro en La Vanguardia Española del día 24 de abril de 1969 y que dice así:

“LA CALLE Y SU MUNDO: EL TORERO BANDIDO. Inauguración de la feria con toque de diana y disparo de voladores (Los programas viejos).

Hablando ayer de las ferias salamanquinas, me acordé de José Ulloa a) Tragabuches, que tomó la alternativa de manos de Gaspar Romero, en Salamanca, en septiembre de 1802. Hasta mediados del siglo pasado no se construyó un coso circular y las corridas se celebraban en la Plaza Mayor. Lidiaron reses en este ámbito Pedro Romero y José Delgado a) Hillo, entre

otros ilustres matadores. Fue famosa la presentación de Tragabuches, porque al ser cogido su colega y padrino, que murió de resultas de la cornada, el diestro despachó con arte y valor la tanda de cornúpetas. En la ciudad se dice que estaba presente el gran Pedro, que salió al ruedo sin permiso de la autoridad y estoqueó al bicho vengando de esta guisa la muerte de su hermano. Se ve que la sangre ha corrido en la Plaza Mayor de Salamanca.

Leer más... o descargar en formato PDF.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar