antigua fuente de lasninfas en el salonEstamos ya inmerso en plena temporada taurina y los que somos aficionados a la tauromaquia, hemos seguido las ferias de la Magdalena en Castellón, las Fallas en Valencia, la de Abril en Sevilla (he tenido la suerte de presenciar, en directo, la gran faena del “Juli” y el indulto del toro “Orgullito”) y ahora estamos a punto de comenzar la de San Isidro.

Y digo lo anterior, porque Écija, cuna de grandes toreros que todos tenemos en mente, tuvo uno que, por su fama e importancia, elevó el nombre de nuestra ciudad a los máximos altares del mundo taurino mundial, como fue Jaime Ostos y en relación con el mismo, encuentro en La Vanguardia Española del viernes 22 de Junio de 1958 una entrevista que se le hace, donde desmenuza un poco su vida, que creo puede ser interesante para nosotros conocerla, tanto amantes o no del torero y seguidor o no de dicha figura del arte de Cuchares y decía así:

“VIDA DE BARCELONA. MANO A MANO. JAIME OSTOS. Esta vez no fue la necesidad lo que llevó a los toros al mocito. En su casa había de todo y bienestar. Pero pudo más la afición.

Jaime Ostos Carmona, de Écija, veintidós años de edad.
¿Tu padre? Labrador, propietario.
¿Rico? Posición desahogada.

¿Cuánto terreno tenéis? Quinientas fanegas de tierra de olivar y un molino de aceite, la casa donde vivimos y otra más, ocho o diez yuntas de mulas, cuatro yeguas de vientre, dos burras, un caballo, un tractor y engordamos unos cien cochinos al año.

Pero tú, de todo esto, ¿no quieres saber nada? Yo quiero ser torero.

¿Hermanos? Manolo, el mayor, es perito agrícola y gana lo que quiere. Julio, perito agrícola también y está superior. José Joaquín lleva el campo con mi padre y Fernando estudia perito industrial. Mi hermana, la mayor,

está casada con un médico y Elisa, que tiene dieciséis años, está en casa y va al colegio. Yo soy el cuarto por edad.

¿No has estudiado nada? Sí, seis años de bachillerato, el séptimo no lo terminé por el toro.

¿Qué dice tu padre? Al principio me negó su amistad, su cariño y todo; creía que era un disparate que yo me dedicara a esto y no le parecía lógico, ya que no hubo tradición taurina en mi familia.

¿Te escapaste de casa? Sí, pero se lo voy a explicar; yo tengo una hermana de mi madre, a quien llamamos “la chacha”, que vivió con nosotros y me ha tenido en brazos más que mi madre. Hace cuatro años se fue a Sevilla a vivir y cuidar una finca con su marido. Y yo, al dejar Écija, me fui con ella.

Leer más... o descargar en formato PDF.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar