De algunos hechos, sucesos, anécdotas y otras noticias relacionadas con la Ciudad de Écija. Encontradas en las Hemerotecas Españolas. (Capítulo XXXVI) Por Ramón Freire Gálvez.Sigo bien recibiendo el tratamiento de radio y quimio (pastillas esta), ya queda menos. El médico me ha autorizado a presenciar los partidos de fútbol en directo, así que mañana, domingo, en el San Pablo, veré al Ecija Balompié contra el Extremadura y el martes la Champions en Nervión, al Sevilla FC contra el equipo esloveno del N.K Maribor; ojalá siga en esa tesitura y pueda presenciar hechos importantes de mis dos equipos. Pero lo importante, aparte de esa pequeña introducción sanitaria-deportiva, es que sigo encontrando cositas sobre nuestra querida Ecija y las reflejo, para que la vayamos conociendo y compartirla con ustedes, en lo que sigue:

Comienzo este capítulo con una curiosa información, nacida a raíz de un bulo que corrió por la España de 1906, relativo a un duelo a espada sostenido entre el Capitán Castelo y un individuo apellidado Sr. Royo San Martín, que había acaecido el miércoles 24 de Julio de 1906, cerca del Guadarrama, provocando que todos los redactores de periódicos, corriesen de un lado para otro, a fin de poder, no solo confirmar la noticia, sino aportar más datos de dicho duelo.

En el ABC de Sevilla, domingo 29 de Julio de 1906, es donde, por vez primera, aparece la ciudad de Écija inmersa en dicho lance.

…Dos telegramas. Un pariente cercano del Sr. Castelo, el capitán de caballería D. Sebastián Zanón Valdivieso, telegrafió ayer al coronel director de la Escuela de Tiro de Cádiz, preguntando por aquel; y a las pocas horas recibió el siguiente telegrama, que concuerda con el de nuestro corresponsal: Cádiz, 28. 3,50. Castelo no está. Marchó a Écija por tener enfermo niño. Y a las siete de la tarde, recibió la familia del Sr.

Castelo un nuevo despacho que dice así: Écija, 28. 4.30. Estoy aquí por estar niño malo. Hoy está mejor. Pepe. El Capitán Castelo sano y salvo. Estos dos telegramas, de cuya autenticidad respondemos, por haberlos copiado de los originales, desvanecen las sombras que envolvía este asunto, por lo que al capitán Sr. Castelo se refiere…

Leer más... o descargar en formato PDF.


Compartir:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar