0
0
0
s2sdefault

De algunos hechos, sucesos, anécdotas y otras noticias relacionadas con la Ciudad de Écija. Encontradas en las Hemerotecas Españolas. (Capítulo XXXV) Por Ramón Freire Gálvez.El miércoles 13 (menos mal que no era martes) empecé el tratamiento preventivo recetado por los oncólogos. La primera sesión de radioterapia (de las 30 recetadas), que recibiré de lunes a viernes (descanso los fines de semana y festivos) y una pastilla de Temodal 140 mg (quimio) que tendré que tomar a diario, sin descanso. De momento, bien, siguiendo las pautas que el equipo de enfermería me ha recomendado, no siento síntomas que me alteren, más allá de saber que mi cuerpo está recibiendo algo extraño, pero bien y ojalá siga así durante todo el tratamiento y pueda seguir escribiendo como ha sido con este que ahora vez la luz.

Inicio este capítulo con una actuación solidaria que tuvo lugar en Écija hace más de cien años largos, a iniciativas de una famosa prestidigitadora. Se trató de Benita Anguinet, nacida en Burdeos, de padres franceses y amadrinada por una española, de Aragón, que fue la que le impuso el nombre de Benito. Su padre también era prestidigitador y al ver las cualidades de su hija, desde pequeña, comenzó a prepararla, haciéndole debutar en Marsella. Tanta fama alcanzó, que se compuso una polka para piano llamada “La hechicera Anguinet”.

Ocurrió el 25 de Octubre de 1884 un terremoto en Andalucía, con epicentro en la granadina localidad de Arenas del Rey, que afectó a toda Andalucía Oriental. Pues bien, encontramos la noticia en La Correspondencia de España del día 16 de Enero de 1885, que está relacionada tanto con la artista mencionada, como con el terremoto y dice así:

“La distinguida prestidigitadora Benita Anguinet, que tanto se ha interesado siempre por los sucesos prósperos o adversos de nuestro país, nos ha remitido en letra a la vista, la cantidad de cuatrocientos reales, producto de una cuestación hecha en Écija por dicha artista, en la función dada por la misma en el Teatro Principal de Écija, la noche del 11 del actual, según certificación del Ayuntamiento de aquella ciudad, que obra en nuestro poder.

La señorita Anguinet, previo el permiso de la autoridad, tomó una bandeja, en la que depositó de su bolsillo 100 reales y recorrió los palcos y butacas del teatro, en nombre de las víctimas de los terremotos, recogiendo de los espectadores las cantidades restantes, hasta el completo de los 400 reales.

Digno de todo elogio es este caritativo rasgo de la popular artista, tan querida de nuestro público”.

Leer más... o descargar en formato PDF.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar