0
0
0
s2sdefault

Manuel Mora JiménezHoy, día grande para los ecijanos y muchos vecinos de la comarca, con motivo de la festividad de la Santísima Virgen del Valle, patrona de nuestra ciudad, cuya veneración viene refrendada desde hace muchos siglos, me compete a mí dar el parte médico de mi estado, consecuencia de que mi secretario, aunque ecijano, no es ecijanista (que como muchos sabéis no es igual) y aprovechando uno de los tres puentes que tiene por convenio, se ha ido, primero a Sevilla para comprar en Ikea o El Corte Inglés y después seguir hacia la playa, aprovechando el puente, pero como decía, es ecijano pero no ecijanista.

Yo sigo bien, a la espera de que me señalen el calendario de las sesiones de radio y quimio en pastillas en Córdoba, para continuar el tratamiento y prevenir no se reproduzca el agresivo tumor, pero seguimos para adelante y por eso no puedo dejar de enviaros y publicar mis cositas ecijanistas, sin que me olvide de todas mis amigas y conocidas que se llaman Valle, a las que le envío desde aquí, mí más efusiva felicitación.

Me alegra enormemente comenzar los capítulos, no sólo recordando a alguna de las personas que, desde y en cualquier faceta de su vida, elevaron el nombre de Écija a todos los rincones de la tierra, cual fue el caso del periodista, escritor y poeta egabrense, pero que hizo Écija suya desde que llegó de pequeño, el inolvidable Manuel Mora Jiménez.

Y este artículo que seguidamente insertaré, fue motivado por la relación que el poeta catalán Eugenio D´Ors tuvo con nuestra Ciudad, autor del famoso soneto que, esculpido en lápida de piedra, está inserto en las fachadas del Ayuntamiento astigitano y al que me he referido en algún que otro capítulo, que se titula “Écija al sol”, cuyo poeta catalán, por dicha relación, fue declarado hijo adoptivo de nuestra tierra en el año

de 1938, y a quien, el ya citado Mora Jiménez, rememoró dicho nombramiento y así aparece publicado en el diario tarraconense Azul del día 15 de enero de 1939, con una calidad extraordinaria, como era usual en Manolo Mora y que dice así:

“PERFILES RAPIDOS. ECIJA Y EL ARTE. Eugenio d´Ors, hijo adoptivo de Écija. Las piedras viejas y la grandeza Imperial de estas calles de Écija, bordadas de arte y de leyenda, pedían la atención de los sabios del mundo y el cariño y mimo de los hombres suyos.

Leer más... o descargar en formato PDF.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar