El primer cancionero de coplas flamencas, de un ecijano, semianalfabeto, llamado Manuel Balmaseda y González. Por Ramón Freire Gálvez.En una de las arterias de la Ronda del Ferrocarril de Écija, existe una calle que lleva por nombre “Poeta Balmaseda González”. Justo reconocimiento a un ecijano, que con muy poca cultura, por no decir ninguna, dentro de su memoria, cultivó grandes cantidades de letras flamencas, que como verá usted querido lector más adelante, gracias a Luis Montoto y Antonio Machado, fueron recogidas en lo que se llamó Cancionero de coplas flamencas y con ello perpetuaron la memoria de este también ilustre astigitano.

UN MAESTRO DE ESGRIMA, UN MUSICO Y UN SANTOInició este capítulo, con LUIS MENDEZ DE CARMONA TAMARIZ. Nació en Écija, siendo bautizado el jueves 8 de Marzo de 1601 en la Parroquia de San Juan, por el cura Juan de Morales, hijo de Alonso Méndez y de Magdalena de Hortigosa, siendo apadrinado por Luis de Aguilar (Libro de Bautismos 8, página 241, Iglesia de San Juan).

Para que no nos olvidemos del más insigne escritor ecijano, cual fue: Luis Vélez de Guevara. Por Ramón Freire Gálvez.Si el más insigne escritor español, por méritos propios, está atribuido a Miguel de Cervantes y Saavedra, a nivel ecijano, nos sentimos orgullosos de tener a uno de los también más insigne escritor de los siglos XVI Y XVII, como fue LUIS VELEZ DE GUEVARA (al que por cierto, a pesar de llevar la Academia ecijana su nombre, todavía no se le ha hecho el reconocimiento que se merece, con la colocación de un gran o pequeño busto, escultura o pintura (o a lo mejor existe y yo no lo he visto), que esté al alcance de la vista de nosotros los ecijanos, para que las generaciones anteriores vivas y presentes lo recuerden y las futuras no lo olviden, pues muy orgullosos, repito, debemos sentirnos de ello).

Recuperando un artículo del ecijano Benito Mas y Prat, dedicado al Día de Todos Los Santos (Difuntos) del año de 1884, publicado que fue en una revista española. Por Ramón Freire Gálvez.Se terminó. Gracias a Dios y a todos los que intercedieron por mí, el jueves 26 de Octubre, finalicé mis treinta sesiones de radioterapia y las pastillas de quimio. El informe médico, al final del tratamiento ha sido favorable; ahora empiezo con revisiones y lo más importante de todo, además de no tener incidencia, es que el tratamiento me ha dejado seguir haciendo mi vida normal y dentro de ella, el seguir con mis artículos, crónicas y recuperación de documentos ecijanistas.