Convento de Santa Inés del ValleA pesar del Decreto 1802/1966 y la constitución de las comisiones provinciales y locales del Patrimonio Histórico, se han ejecutado obras polémicas en nuestra ciudad como las de la Iglesia de La Victoria, la destrucción de la espadaña de las Monjas Blancas, la lenta agonía del artístico claustro del Convento de Santa Inés del Valle y, como no, las desafortunadas obras de la Plaza de España –el salón-. Es evidente que en nuestra ciudad se han llevado a cabo importantes obras de restauración y rehabilitación del Patrimonio Artístico estos últimos años, léase Los Descalzos, el Palacio de los Marqueses Benamejí, y las que actualmente se están llevando a cabo en el Palacio de los Marqueses de Peñaflor, (todos declarados BIC).

En el plano positivo también tenemos que destacar las excavaciones de la Plaza de Armas conocida popularmente como El Picadero. Según Sergio García-Dils, -director de dichas excavaciones- “Los pavimentos son un alarde técnico por su diseño complejo y sus materiales importados de todos los rincones del Mediterráneo, por ejemplo mármoles de Túnez y Esparta. Los muros potentísimos y el tipo de decoración denotan una técnica constructiva diferente a la de los ambientes domésticos.

 mirador de los Marqueses de PeñaflorPor sus características excepcionales pudo ser un edificio público de la antigua Astigi como la sede del Gobierno o una sede corporativa. No hay que olvidar que la riqueza de la antigua Écija se basaba en la exportación de aceite de oliva a todo el Imperio romano”. Las obras del futuro Parque Arqueológico de la Plaza de Armas de Écija, pondrán a disposición de los visitantes un recorrido por los vestigios del primitivo poblado ibero-turdetano de Astigi, la época romana y el alcázar medieval.

En el transcurso de los últimos años y como consecuencia de la falta de vocaciones se han cerrado 3 conventos de religiosas: Convento de la Visitación de Santa Isabel, de Madres Filipenses Convento de la Santísima Trinidad, vulgo Las Marroquíes y el Convento de San José, vulgo Las Teresas. A estos templos hay que añadir el cierre de la Iglesia del Hospital de San Sebastián y el oratorio de San Felipe Neri y últimamente la Iglesia de la Merced, todas ellas, por consiguiente, con un futuro incierto.

Por otra parte no podemos olvidar que Écija cuenta con tres monumentos en la Lista Roja. La Lista Roja del Patrimonio es una iniciativa de la Asociación Hispania Nostra, nacida en noviembre de 2007, con el fin dar a conocer y proteger aquella parte de nuestro Patrimonio Histórico que se encuentra en abandono y en peligro. Recoge aquellos elementos del Patrimonio Histórico español que se encuentren sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores.

las torres de las GemelasÉcija se incorporó a esta lista en 2008 con el Palacio de Peñaflor, (que ha sido fue retirado debido al inicio de las obras que se están llevando a cabo en el mismo). Años más tarde el Real Monasterio de Santa Inés del Valle se incorporó a la lista; y en 2014 el mirador de los Marqueses de Peñaflor.

Y últimamente se han sumado las torres de las Gemelas. Como se sabe Las torres Gemelas son el único elemento que se conserva de la iglesia de la Purísima Concepción del antiguo monasterio de los Mercedarios Descalzos. Aunque consta documentalmente que el edificio estaba construido a finales del siglo XVII, después de que esta orden ya solicitara en 1624 la construcción de un monasterio en la localidad, la fachada debió de reformarse a finales del siglo XVIII, concretamente en 1795, según inscripción existente en los frontones que rematan los balcones.las torres de las Gemelas

El templo, una vez desafectado y previa subasta, fue adjudicado a un particular e inmediatamente después, en 1942, donado al Ayuntamiento de Écija. El edificio, debido a su ruina total, fue demolido y sobre el solar resultante se construyó un grupo escolar.

Sin embargo, por los efectos de la caída de un rayo sobre una de las torres, a finales de los años setenta del siglo XX, se tomó la decisión de cerrarlo y trasladar a sus alumnos a otros centros escolares.

Esperamos que en breve tiempo estos monumentos salgan de esta lista roja, lo que vendrá a evidenciar el celo de las instituciones públicas y la conciencia social e interés por el patrimonio artístico de nuestra ciudad.

Juan Méndez Varo.