plaza de toros de ecijaCada puerta de chiqueros que se abre es una pequeña batalla ganada a la eternidad, una muralla que resiste al embate de armas de asedio cada vez más poderosas. Cada manoletina que pisa el albero es un homenaje al ser humano, a la intensa fuerza que le hizo caminar erguido y mirar de frente.