tabaco ilegal y marihuana en ecijaEl Grupo Operativo de la Comisaría de la Policía Nacional de Écija, ha detenido a un total de trece personas e investigado a otras cinco como presuntas autoras de delitos de contrabando de tabaco, contra la salud pública y que pertenecían presuntamente a una organización criminal de ámbito nacional.

Según ha informado el Cuerpo de la Policía Nacional en un comunicado de prensa, la investigación se inició en de septiembre cuando los agentes tuvieron conocimiento de la posible existencia de un grupo de personas afincadas en Écija que presuntamente estaban dedicadas al contrabando de tabaco y su posterior distribución a terceras personas en todo el territorio nacional.

La Policía Nacional ha señalado que la investigación se ha desarrollado en varias fases, iniciándose la primera en septiembre cuando se localizó un piso con unos 100 kilos de picadura de tabaco "a la espera de ser empaquetados para su posterior distribución". Por estos hechos se procedió a la detención de seis personas y a investigar a otras cuatro.

En una segunda fase, se ha localizado en las afueras de la localidad de La Carlota (Córdoba) un chalé que "utilizaba la organización para triturar las hojas de tabaco y su posterior empaquetado y envío a otras localidades".

UN TOTAL DE 778 KILOS DE PICADURA DE TABACO

En el registro efectuado, se han localizado en su interior 778 kilos de picadura de tabaco, dos máquinas de picar y material de embalaje. Además, en otras dos habitaciones se han encontrado dos plantaciones 'indoor' de marihuana, interviniéndose 36 kilos de dicha sustancia y los diferentes útiles para su cultivo.

En esta ocasión, se ha detenido a otras seis personas, decretándose el ingreso en prisión del principal responsable. En la tercera fase, una vez analizada toda la información obtenida durante la investigación, se ha logrado determinar el sistema de distribución y conseguir así su erradicación.

La Policía ha agregado que los detenidos supuestamente utilizaban empresas de mensajería y transporte usando distintas web comerciales creadas por miembros del entramado criminal para así enmascarar las facturas de los envíos.

Una vez determinado el centro de distribución, los agentes han entregado y registrado el lugar, donde han obtenido "una gran cantidad de documentación relevante", 2.291 kilos de picadura y han arrestado a una persona.


Compartir: