Écija

 

itv de ecijaLa Consejería de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía procederá en las próximas semanas a enviar a los propietarios de vehículos de Écija y al resto de la comunidad autónoma andaluza, las últimas cartas de aviso de caducidad de la ITV, que serán sustituidas por avisos telemáticos a través de los correos electrónicos o SMS.

Según informa la nota que ha sido remitida a esta redacción, los ciudadanos y ciudadanas que quieran seguir recibiendo la notificación de la caducidad de la ITV de sus vehículos, deberán registrase en el “Servicio de Notificaciones” habilitado en la web de VEIASA (www.veiasa), donde deben dejar un dato de contacto en el que a partir de ahora recibirán dicha información.

Una notificación que será enviada a la dirección de correo electrónico y/o de teléfono móvil que se registre, para lo cual deberán facilitar a la hora de registrarse en el “Servicio de Notificaciones” de la web de VEIASA, el número de la matrícula del vehículo, la fecha de su matriculación y los seis últimos números del bastidor.

Una medida que la administración autonómica estima que supondrá un gran ahorro, ya que el alrededor de 3,3 millones de cartas anuales que envía VEIASA representan un consumo de 30,7 toneladas de papel, que junto a su impresión, manipulación y envío suponen para las arcas públicas un desembolso aproximado de 900.000 euros anuales. Esta cifra se verá reducida significativamente, ya que el envío por correo electrónico es gratuito para la Administración, mientras que la remisión de un SMS de aviso implica un gasto más reducido.

De acuerdo con las estimaciones de la empresa pública, si en el escenario menos optimista el 100% de los usuarios optase por el mensaje de texto como sistema de aviso, el coste total anual alcanzaría los 160.000 euros: cifra que, aun así, representaría un ahorro de casi 740.000 euros frente al gasto mantenido hasta ahora. Si por el contrario el 25% de los usuarios -sólo uno de cada cuatro- eligiese el correo electrónico como vía de información, el ahorro rondaría los 780.000 euros anuales. Habría en este caso un coste siete veces inferior al que ha supuesto hasta el momento el envío de cartas en papel.


Compartir: