bomberosLa Fiscalía de Sevilla ha solicitado más de dos años de prisión y 2.400 euros de multa para los quince vecinos de la localidad sevillana de Écija detenidos en el año 2008, tras agredir a los bomberos que acudieron a sofocar un incendio en el que murieron seis personas.

El abogado de algunos de los presuntos agresores, Fernando Osuna, ha explicado que el juicio se iniciará mañana en el juzgado de lo penal número 15 de Sevilla, y a los acusados se les imputan los delitos de atentado contra agentes de la autoridad -ya que los bomberos gozan de esta condición cuando se encuentran realizando su trabajo- de desórdenes públicos y de daños.

Algunos tiene antecedentes policiales por tráfico de drogas, robos, amenazas y coacciones y se les habían intervenido drogas y armas blancas en el momento de la detención, por unos sucesos ocurridos poco después de las 12:15 del 20 de abril del 2008, cuando los cadáveres de los seis fallecidos en el incendios de su casa eran sacados del domicilio.

En esos momentos, medio centenar de vecinos arremetieron contra el camión de bomberos, y el letrado explica en su escrito que los encausados "se vieron dominados por la rabia, la pena y el dolor, al ver como sus vecinos ardían con su casa sin poder escapar a causa de las verjas que cubrían las ventanas.

Ante la impotencia de la situación, parte de los allí presentes perdieron el control, alzándose contra los bomberos, que no pudieron hacer nada por la vida de estas personas.

El letrado estuvo en contacto con especialistas en salud mental para poder determinar el estado psicológico de los inculpados en que se encontraban en el momento de los hechos, y ha planteado una defensa que señala que sufrieron una "intensa alteración psíquica".

El día de los hechos, alrededor de mil vecinos se concentraron frente a la vivienda siniestrada en Écija, "pensando que había habido demora de los bomberos", en un caso en el que "tiene gran importancia hacer una valoración global de la personalidad, a través de pruebas estandarizadas y entrevistas personales a fin de conocer el estado psíquico de los acusados en el momento de los hechos por los que van a ser juzgados".

"En estos casos, por la psicosis que se padece y durante esa situación de estrés muy aguda, se pierde el control sobre sí mismo, y el dominio de los actos es nulo", indica.

Así, defiende que "la actuación de los vecinos, partícipes en los incidentes estuvo muy mediatizada por circunstancias en las que la voluntad y el conocimiento de la realidad estaban muy distorsionados, de ahí que se va a pedir la libre absolución para los justiciables y , para el caso de que no se estime esta petición, se solicitará que se rebaje considerablemente la pena, por haber atenuantes".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar