Día Internacional de la MujerLas mujeres astigitanas celebraron en la jornada de ayer, el Día Internacional de la Mujer que estuvo marcado en esta ocasión como en resto del país por la convocatoria de huelga y paros de los sindicatos, que en nuestra ciudad estuvo organizado por la plataforma 8-M de Écija.

La cual, está integrada en la ciudad ecijana por distintos partidos políticos, sindicatos, asociaciones de mujeres, colectivos culturales y sociales que se sumaron a esta jornada huelga de las mujeres en la que se reivindicaba la eliminación de la violencia machista, la Igualdad salarial entre hombres y mujeres, en contra la precariedad y la temporalidad del trabajo femenino, por una educación no sexista, por unas pensiones justas, por los cuidados de menores, mayores y del hogar compartidos entre otras tantas cosas...

Una jornada de huelga que tuvo más impacto en nuestra ciudad con la celebración a las siete de la tarde de una concentración en la Plaza de España “El Salón”, en la que se dieron cita numerosas mujeres y algunos hombres que han apoyado esta jornada reivindicativa de las mujeres de la ciudad astigitana, que se sumaron así al resto de manifestaciones que se llevaron a cabo en toda España, bajo el lema de “Si nosotras paramos, el mundo no se mueve” y donde al final se leyó un manifiesto.

MANIFIESTO 8 DE MARZO 2018

Desde que, en 1910, Clara Setkin propusiera en la Internacional Socialista de Mujeres que el 8 de marzo fuera considerado el Día Internacional de las Mujeres, en todo el mundo este día se convierte en una fecha para la reivindicación de derechos y para la reflexión sobre las barreras existentes para la consecución de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

Pero este año es especialmente importante, mujeres de todo el mundo hemos sido capaces de unirnos y hacer una huelga laboral, de cuidados, de consumo y de estudios con el lema “Si nosotras paramos, se para el mundo” porque queremos poner en valor el trabajo de las mujeres en todos los ámbitos.

Las mujeres no estamos dispuestas a aceptar a que se nos siga tratando como a una minoría, somos más de la mitad de la población y queremos la mitad de todo, del poder, de los puestos de responsabilidad, del trabajo y en un día como hoy no podemos aceptar que la violencia machista nos siga matando, que las agresiones sexuales, el acoso sexual no nos permita ser ciudadanas libres, que la brecha salarial se sitúe en el 30% en España, que las tareas de cuidado recaigan sobre nosotras impidiendo nuestro desarrollo profesional, que se invisibilicen nuestros logros en la ciencia, la literatura, el arte, la historia, el deporte, que el 96% de las personas contratadas a tiempo parcial seamos mujeres, que como consecuencia la precariedad, las pensiones de miseria y la pobreza tengan cara de mujer. No vamos a consentir que nuestros cuerpos se conviertan en mercancía para el disfrute sexual de otros o para mercantilizar nuestra capacidad reproductiva convirtiéndonos en vasijas.

Todas estas desigualdades, discriminaciones y violencias estructurales que sufrimos no van a detenernos. Porque, señoras, que no nos confundan, todos nuestros avances los hemos logrado nosotras, nadie nos ha regalado nada. A lo largo de la historia los gobiernos no nos han concedido nada, los derechos conquistados han sido el resultado de nuestro esfuerzo, individual y colectivo.

Por eso, en este día queremos homenajear a todas las mujeres que se han dejado la piel y la vida para las que ahora estamos aquí disfrutemos de derechos y libertades con los que ellas no pudieron ni soñar. A las feministas, que siempre mal miradas, siempre incómodas, han conseguido que nuestras vidas mejoren, que gocemos de criterio y autonomía. Y a tantas mujeres anónimas, a nuestras madres, nuestras ancestras, que han trabajado duro y sufrido para mejorar el mundo.

Hoy, 8 de marzo de 2018, las mujeres estamos de pie, las que podemos por las que no porque la solidaridad entre mujeres, la sororidad es la mejor herramienta contra el patriarcado.

Y nos unimos para denunciar:

Denunciamos los recortes presupuestarios en los sectores que más nos afectan la salud, los servicios sociales, las políticas de igualdad y la educación.

Denunciamos la invisibilización de nuestros logros, la cosificación de nuestros cuerpos y la indiferencia hacia nuestras reivindicaciones.

Denunciamos la justicia patriarcal que no nos considera sujetos de pleno derecho.

Y Exigimos plena igualdad de derechos y condiciones de vida, y la total aceptación de nuestra diversidad.

¡NOS QUEREMOS LIBRES, ¡NOS QUEREMOS VIVAS, NOS QUEREMOS CIUDADANAS DE PLENO DERECHO!

Y no cejaremos hasta conseguirlo.

Hoy, la huelga feminista no se acaba

¡SEGUIREMOS HASTA CONSEGUIR EL MUNDO QUE QUEREMOS

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar