Como se esperaba por gran parte de la afición azulina, el Écija Balompié no volverá a competir por el momento en el grupo décimo de la Tercera División del fútbol español, al no formalizar su inscripción en dicha categoría ni realizar los pagos pendientes de 217.000 euros en la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y alrededor de otros 20.000 euros en la Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF) por tasas federativas y sanciones acumuladas de las últimas campañas en la que compitió.

Una situación que ha sido forzada por el máximo accionista de la entidad, Ángel Gómez Mariscal, que realizaba hace unos días la preinscripción del primer equipo azulino en División de Honor, una categoría regional en la que se encuentra a la espera de que realice un pago de algo más de 5.000 euros, para poder competir durante la temporada 2020-2021, para lo cual, la RFAF ha dado de plazo hasta el próximo lunes, 31 de agosto, para formalizar su inscripción y negociar un calendario para el pago de los más 20.000 euros restantes.

Una preinscripción que no solo ha sido para el primer equipo del Écija Balompié, ya que también se encuentran preinscritos los equipos juveniles A y B; cadetes A y B; infantiles A, B y C, además de un equipo alevín, benjamin, prebenjamin y bebe, según informa la página web de la RFAF.

Una División de Honor, en la que si el Écija Balompié compite finalmente nunca podría ascender a la Tercera División si antes no efectúa el pago de los 217.000 euros que tiene pendiente en la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), el cual, queda suspendido al ser una categoría regional y no nacional.