estadio san pabloLa situación administrativa del Écija Balompié en el grupo X de la Tercera División parece que vuelve a la casilla de salida que tenía el pasado verano cuando fue comprada la entidad deportiva por unos empresarios zaragozanas, los cuales, no pudieron inscribir al equipo azulino en la competición al no hacer frente al pago de 217.000 euros que se reclama desde la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

Una situación de incertidumbre que se mantuvo durante todo el verano y que desembocaba a mediados del mes de septiembre con la descalificación del primer equipo del grupo décimo por incomparecencia en las dos primeras jornadas, pese a las continuas comparecencias ante de los medios locales del presidente de la entidad, Ángel Gómez Mariscal, en las que “aseguraba que todo estaba casi resuelto y que el equipo competería esa misma campaña en tercera”, cosa que no paso al no hacer frente a la denuncia de los jugadores de la temporada 2018-2019 ante la AFE.

En este sentido y según señala Bernardo Ruiz en muchodeporte.com, “la circular de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que anula los descensos de categoría afectará de igual modo a las resoluciones clasificatorias de ámbito administrativo. Así, el club de San Pablo podrá inscribir a su primer equipo y a los escalafones inferiores si abona los 217.000 euros adeudados”.

Un procedimiento que sería idéntico al del ejercicio precedente, en el que “el Écija Balompié sería incluido en el calendario de la competición y, en el caso de desembolsar las cantidades pendientes, actuaría en la Tercera División. Además, su exclusión de la Liga sería oficial, tal y como contempla el reglamento y sucedió durante 2019, si enlaza dos incomparecencias”.


Compartir: