Imprimir

Municipal San PabloLa agonía del Écija Balompié parece que está llegando a su final y sin esperanzas de supervivencia a falta de siete días para que finalice el presente mes de enero, una situación que continua igual que las últimas semanas o peor ya que no aparece un “inversor-comprador” que se haga cargo de la entidad, además, los empleados anuncian su marcha del club para el día 1 de febrero y con una plantilla muy mermada al marcharse casi la mayoría de los jugadores.

Ha provocado que la primera medida de esta semana, tuviera que ser la de solicitar al Salerm Puente Genil y a la Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF) el aplazamiento del partido de este fin de semana en el Municipal San Pablo, el cual, ha sido aceptado por ambas entidades y se encuentra programado para el miércoles día 30 a las 20 horas, a la espera de una solución.

A esto se suma en las últimas horas un comunicado de los empleados del Écija Balompié S.A.D. en el que quieren hacer pública su postura ante la situación tan complicada que están viviendo desde hace seis meses y en el que anuncian su marcha el uno de febrero.

Un comunicado que señala lo siguiente: “Todos los integrantes de esta familia, desde que conocimos la noticia de que el actual propietario y presidente de la Entidad no podía afrontar la deuda que había generado, hemos puesto toda nuestra fuerza y empeño en intentar que el Club saliera adelante.

Los fondos generados en los distintos eventos, rifas y donaciones celebradas, se han repartido entre todos los futbolistas de la primera plantilla, miembros del cuerpo técnico y empleados de la oficina, que hemos aguantado estos seis meses de espera. Asimismo, el próximo partido de veteranos del Écija Balompié y Real Betis (sábado 26 a las 16 horas en el Municipal San Pablo) también irá destinado para los que actualmente seguimos al frente de la batalla.

A día de hoy, seguimos trabajando y cumpliendo con nuestro horario laboral, esperanzados en que ocurra el milagro que salve al Écija Balompié. Día tras día, vivimos diferentes rumores sobre nuevos compradores, que no se hacen reales. Esta montaña rusa nos está afectando personalmente, y se está extendiendo a nuestras familias, que están sufriendo a nuestro lado todos estos altibajos emocionales.

Ante esta insostenible situación, manifestamos la necesidad de prácticamente todos los integrantes del grupo, de abandonar el Club, muy a nuestro pesar, poniéndonos como fecha límite el 1 de febrero, si no apareciera el inversor antes.

Rogamos a todo aquel que dice tener interés en salvar al Club que, por favor, una sus fuerzas con otros interesados, y lo hagan de verdad, por todos los que han crecido disfrutando en el San Pablo los domingos por la tarde, por todas las familias que viven del fútbol, por los 150 niños de la cantera que verán su sueño desmoronarse, y por la ciudad de Écija, para que pueda seguir presumiendo de tener un Señor Club con 80 años de historia.

Pedimos disculpas a todos los aficionados por no poder seguir luchando hasta final de temporada. Os pedimos de corazón que podáis perdonarnos y que entendáis nuestra decisión.

También queremos aprovechar para agradecer todos los mensajes de apoyo y muestras de cariño que los astigitanos nos habéis transmitido estos días. Sin vosotros, sería imposible luchar. ¡Viva el Écija Balompié!”


Compartir: