centro salud fuentes de andalucíaLa falta de compromiso adquirido por la delegada territorial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía en Sevilla, Regina Serrano, de reunirse con los alcaldes para concretar soluciones, propiciará la movilización de los ayuntamientos el día treinta de octubre para denunciar la situación.

La precariedad que presenta la Zona Básica de Salud de la Campiña continúa a pesar de agotar diferentes vías para su subsanación por parte de los ayuntamientos de Fuentes de Andalucía, Luisiana-El Campillo y Cañada Rosal. En cambio, lejos de solucionarse la falta de recursos y asistencia sanitaria a los ciudadanos, con un estado actual de servicios mínimos al 30%, la situación tiende a agravarse.

Al parecer, no solo continúan los recortes y las reducciones del personal médico en los municipios, sino que tampoco se cubren las plazas vacantes por vacaciones de los facultativos. Según los alcaldes de los municipios afectados, "todo hace indicar que la situación parece abocada a la eliminación de las citas por la tarde, con lo que ello conlleva para los municipios afectados, cuyo mercado laboral registra un alto número de trabajadores del sector agrícola, imposibilitando su asistencia a las citas, e implicando a su vez un colapso en las urgencias. Una situación insostenible, de máxima gravedad y urgencia".

A pesar de la grave situación manifestada, la delegada territorial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía en Sevilla, Regina Serrano, «ha incumplido su compromiso adquirido con los alcaldes de los municipios afectados de reunirse con ellos. Una reunión en la que además se había acordado que se concretarían en tiempo y forma, y con carácter ejecutivo, las propuestas de mejoras de servicios sanitarios del decálogo elaborado conjuntamente por los ayuntamientos».

Estos hechos, sumados a la grave situación que padece la Zona Básica de Salud de la Campiña, hace que la concentración anunciada inicialmente para el día 6 de septiembre, ante las puertas del Palacio de San Telmo, y que se aplazó temporalmente, se convoca para el 30 de octubre para denunciar la situación, junto a otras medidas que en estos momentos están estudiándose.