Actualidad Social y Cultural

Developed in conjunction with Ext-Joom.com



Actualidad Deportiva

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

Una localidad cordobesa donde Ignacio ejerció su profesión y fue muy querido y admirado por la ciudadanía por la gran labor que realizó, motivo por el que el centro de salud y una calle de este municipio llevan su nombre.

Ignacio Osuna Gómez, nació en Écija en 1957, en una familia muy católica. Era el cuarto de diez hermanos. Si algo lo define, es su entrega a los demás. Llevaba a los gitanos a la vendimia para que no tuvieran que gastar dinero en transporte. No tenía tiempo para él. Todas las horas del día eran pocas para dedicárselas a los demás. Se convierte en un médico rural que es capaz de recorrer aquellas carreteras maltrechas a diario para ver a un enfermo de cáncer que lo esperaba como si fuera el milagro de cada día. Ahí está la clave del proceso que han iniciado su familia y el cura Flores Pistón para beatificarlo y posteriormente canonizarlo. Todo ello avalado por una gran cantidad de testimonios escritos de personas a las que trató. Su entierro en Baena fue multitudinario. Allí estaban los suyos: los inmigrantes, los ancianos, los pobres.

Desde su más tierna infancia, Ignacio ya destacaba y mostraba su inclinación y vocación al servicio de los demás, orientando sus conocimientos para ayudar y sanar tanto el alma como el cuerpo. Así lo demuestran sus escritos, sus libros, sus vivencias y un derroche de humanidad que alcanzaba a todos los que le rodeaban.

El Siervo de Dios Ignacio Osuna, por sus muchas intervenciones y manifestaciones de los que le conocieron, ha sido considerado digno de este proceso, para el cual se ha creado la Comisión de Beatificación que invita a toda la Ciudad de Écija a vivir con intensidad esta andadura que ya se inició hace unos meses, a fin de conocer – y que sea conocida en profundidad – la vida y la obra de este verdadero apóstol del Amor, que fue ejemplo de Vida cristiana y entrega a los demás, para la mayor Gloria de Nuestro Señor Jesucristo.